archivo

Archivos Mensuales: julio 2015

02_TEATRO

Es la expresión utilizada en el ámbito del teatro para desear “buena suerte” antes de una función. Dado que la vida tiene al fin y al cabo cierto carácter teatral, esta expresión bien podría servirnos para nuestro día a día. Y por supuesto, atravesando la situación que estamos atravesando, también en la acepción más común…

No es tan descabellado pensar que en esta vida todos formamos parte de una gigantesca obra de teatro en la que interpretamos a un personaje con el que nos sentimos identificados y que, paradójicamente, todos somos a la vez actores protagonistas y espectadores de nuestra propia vida. El escenario (en gran parte la arquitectura) donde se desarrolla esta singular obra (la vida) es a la vez visto por el espectador y vivido por el personaje.

En una sociedad regida tan fuertemente por la imagen externa considero un interesante ejercicio de honestidad (y una gran odisea) el hecho de plantearnos con profundidad hasta que punto somos impostores de nuestra propia identidad.

03_TEATRO

En el mundo de la escenografía se suele decir que el escenario es un personaje más de la historia, no en vano es un factor que afecta directamente a la energía de cada escena, que influye al personaje y predispone al espectador. Influye y predispone…

¿Y si esto fuera cierto? ¿Y si la vida fuera algo parecido a un teatro?

Si el escenario influye al personaje y predispone al espectador, ¿sería posible influir en el guión modificando el escenario? ¿Y en la energía de la escena que se desarrolla? ¿Daría el mismo miedo una obra de terror si se desarrollara en los escenarios de “Alicia en el País de las Maravillas”?

08_TEATRO
Pues bien, la arquitectura lo es [casi] todo en la escena, es la atmósfera, es el sonido del espacio, los niveles de intimidad, la frescura del aire, la brisa que corre, la luz sobre las cosas, la temperatura del ambiente, el tacto de los materiales, ver un árbol a través de una ventana, la conexión con lo natural, el equilibrio del volumen y sobre todo, es la magia de lo real.

¡Qué duda cabe de que también existe magia en el pensamiento y en la imaginación! pero cuando hablamos de arquitectura, hablamos de la magia de lo real.

Llega un momento en el que todos deberíamos atrevernos a ser los escenógrafos de nuestra propia vida e intentar crear atmósferas que nos representen a nosotros mismos y que plasmen nuestro carácter en aquellos ambientes en los que se desarrolla nuestra vida.

A veces, cuando todo va bien, es muy sencillo y sólo hay que cambiar el color de las paredes o la pantalla de alguna lámpara, otras veces basta simplemente con abrir una ventana para que entre el aire o derribar un tabique para conectar dos espacios desconectados, pero también algunas veces se dan situaciones irreversibles en las que hay que derribarlo todo y empezar de nuevo. En todos los casos, en éste último también, creo firmemente que un cambio motivado por una actitud optimista deriva siempre en un escenario más positivo.

Me quedo con esta frase de Chaplin:

“La vida es una obra de teatro que no permite ensayos… Por eso canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida antes de que el telón baje y la obra termine sin aplausos”

07_TEATRO

Anuncios