Todas las formas de belleza

 rothko 01
Yo, como cualquier otro ser humano soy, en esencia, un eterno buscador de belleza. Me refiero a la belleza profunda, a esa propiedad de las cosas que nos hace vibrar; a ese placer intenso y familiar que sentimos cuando conectamos con una sonrisa, con una mirada, con un paisaje, un texto literario o una obra de arte. También con la arquitectura.
 

Algunas teorías (la del Einfühlung, por ejemplo) explican el hecho estético como una proyección del yo. Esto significaría, a groso modo, que nos resultan bellos aquellos objetos con los que nos sentimos identificados, en los que sentimos que parte de nosotros mismos se refleja en ellos y con los que establecemos una relación estrecha y directa de forma instantánea (quizá en el plano subconsciente).
El hecho de experimentar la belleza podría entenderse como una herramienta que nuestra mente utiliza para indicarnos el camino que debemos seguir para encontrar la armonía y el equilibrio con nuestro entorno. Tendemos hacia lo que nos gusta, hacia lo que nos resulta bello, y esta es la manera en que la naturaleza nos muestra nuestro camino.
 
rothko 03
Con nuestra casa también pasa esto, deberíamos tener con ella una cierta empatía (identificación mental y afectiva) y sentirla parte de nosotros mismos. Esto ocurre cuando, en lo más íntimo, entendemos nuestra vivienda como una extensión de nosotros mismos y sentimos que cada elemento que la compone tiene relación directa con nosotros. En cierto modo, cuando decimos “esta casa me gusta” estaríamos diciendo algo así como “siento que una parte mí queda reflejada en estos espacios y en gran medida me identifico con ellos. Yo podría desarrollarme aquí.”
5_skins_of_man
En la Teoría de las Cinco Pieles, Hundertwasser profundiza en este proceso identitario y lo lleva, desde dentro hacia fuera, desde la propia piel (1), a la ropa (2), la casa (3), la sociedad (4) y finalmente la Tierra (5) y el Universo. Aquí el arquitecto vienés nos ofrecía un camino para la búsqueda del equilibrio en el plano emocional con todas las formas de relación externas, con todas las formas de belleza.
Los seres humanos no somos seres estandarizados, cada uno de nosotros encierra un universo propio inundado de particularidades y es esta complejidad la que desciframos en los objetos que nos resultan bellos.
Sería un ejercicio interesante visitar una vivienda e imaginarnos a la persona o la familia que vive allí basándonos en la distribución de los espacios, el tratamiento de la luz natural, la fluidez del espacio, los colores, los materiales, los muebles, los olores, los sonidos,… seguro que después de hacernos una imagen mental de sus propietarios, no nos llevaríamos grandes sorpresas al conocerlos y estrechar sus manos.
Hablaban los romanos de que la belleza era un reflejo de la verdad. En un sentido amplio, no puedo estar mas de acuerdo.
rothko 04
Más en                               https://sergiovaladez.carbonmade.com/
Ilustraciones:                   Mark Rothko     http://www.markrothko.org/
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: