archivo

Archivos Mensuales: marzo 2014

Imagen
Estamos en un momento crucial, de esto no hay duda. La arquitectura debe tener una respuesta a la altura de las expectativas y los arquitectos, de la mano de la sociedad, debemos aportar soluciones eficaces a los problemas que se nos presentan en nuestro ámbito de actuación. Ha llegado del momento de pararse a pensar en qué podemos aportar para mejorar la situación que estamos atravesando y cómo podemos materializarlo.

Debemos hacer un esfuerzo por entender la complejidad de la realidad que vivimos desde todos los puntos de vista posibles: social, económico, medioambiental, cultural, técnico, político, histórico, climático, geográfico,…

El reto está en integrar toda esta complejidad en el diseño de nuestros edificios, en transmitir esta visión a nuestros clientes y en generar valor no sólo en el edificio que estamos diseñando sino también, en la medida de lo posible, transmitir ese valor a su entorno, al medio ambiente, a la sociedad.

Imagen

Se entiende que algo (la arquitectura) es consciente cuando se piensa, se siente, se quiere y se realiza desde el conocimiento y la interpretación sensible de la realidad que lo circunda. Este es el camino que debemos escoger si queremos llenar de significado nuestro trabajo y hacer que de esta manera adquiera una dimensión amplia.

Palabras como eficiencia, sostenibilidad, innovación, integración o diseño bioclimático están empezando a diluirse en una maraña de grandilocuentes discursos que no acaban de cuajar en la sociedad y corremos el riesgo de que se convierta en una moda pasajera o en una tendencia comercial.

Estamos aquí para evitarlo.

Anuncios